Cronicas Porteñas #21 – Tango en la Vereda

El tango no nació en los salones elegantes, si no que en los bajos fondos de Buenos Aires. Por cierto, hay toda una polémica a propósito de los orígenes del tango que no quiero discutir, porque es como el lugar donde nació Gardel… no me interesa mucho la polémica, y prefiero concentrarme más bien en lo que resultó de todo eso y de lo que es el tango de hoy.

Me gusta la idea de que cada uno se apropie del tango para hacercelo suyo, expresarse a traves del baile y de la música. Así es que el proyecto de Amaia Zugadi me gustó mucho. Es profesora de tango, bailarina ante todo, y es parte de esa generación joven a la que le gustan tanto las milongas tradicionales donde se va arreglado para bailar, así como los lugares menos convencionales donde se baila en zapatillas y pantalón corto, en lugar de vestido de baile con tacos vertiginosos. El tango va mucho más allá que estos códigos. Si se puede bailar, no importa donde se baile. Estos bailarines, en general muy buenos, se apropian del tango y lo modernizan, volviéndolo mas atractivo para los jóvenes y los que serían intimidados por su aspecto convencional o cerrado.

Amaia realiza este lindo proyecto “Tango en la Vereda” donde, acompañada por un bailarín diferente cada vez, elige un tango y lo baila en un lugar simbólico en relación al compositor, como por ejemplo “En esta tarde gris” bailado frente a la casa natal de Troilo. Es un proyecto que muestra la modernidad del tango, más allá de sus códigos y marca también una vuelta a los orígenes del tango en la calle, cuando se bailaba (generalmente entre hombres) en los bajos fondos y los barrios dudosos como la Boca.

Me encantó que me llamara para filmar uno de estos episodios en la Boca, frente a la casa de Pedro Laurenz. Era loco estar ahí con esta pareja bailando en el adoquín, con ropa de calle y botas, riendo y divirtiendose de verdad mientras que a unos metros de nosotros bailaban profesionales con una máscara como cara y ropa terriblemente cliché, el pelo lleno de brillantina.

Hablaba en este artículo sobre la Boca y del triste circo tanguero que se ve, y me gustó constatar este contraste delirante entre lo que es el tango en su esencia y este tango falso para turistas. La gente no se confundió y se paró para mirar, sacar fotos y filmar.

Durante la tarde de rodaje, paso de todo, entre la mudanza de un departamento en el campo visual, el ladrón que intentó robar el equipo de música, hasta el tren que pasó a pocos metros, por el raíl hundido que parecía fuera de servicio. Esa, es la magia de Buenos Aires ! Les dejo saborear el nuevo episodio de Tango en la Vereda !

58
Photo By: Amaia Zugadi

Deja un comentario

Your email address will not be published.