Crónicas Porteñas #49 – Desde cuándo bailás tango?

Al bailar con una nueva persona, hay ciertas preguntas que surgen siempre después del primer tango, o del segundo. Cómo te llamás. De dónde sos. Porqué estás acá. Hace cuánto estás acá. Son preguntas clásicas.
Te pueden decir cosas lindas : que linda pollera, te vi de lejos mientras bailabas. Ah, esta tanda de Pugliese me encanta!
A veces te sorprenden con preguntas-respuestas sin que puedas abrir la boca : Cuál es tu tango favorito en este mismo instante? El mįo es “Buscándote”. Esta cosa que hace el piano al principio cuando el cantante dice “Vagar”. Me muero! (la mano en el corazón). Ahí se ve que está en otro planeta, cantando por adentro. Da ternura.
Hay millones de preguntas. Millones de respuestas. La magia es de poder reinventarse cada tanda, decir lo que quieres de ti mismo. Solo la forma de pronunciar mi nombre. De donde vengo. Que hago. Que me trajo a Buenos Aires. En qué barrio vivo.
Muchas preguntas sin mucho interés, pero que demuestran las ganas de conocerse más alla del abrazo, o una galantería mucho mas apreciable que un silencio de plomo, ojos mirando para arriba, para abajo, por todas las partes pero nunca tu cara.
El otro día, después de un tema hermoso de Troilo con Goyeneche, el chabón me pregunta con insistencia de dónde vengo de Francia. Eso también parece algo importante, nunca sé qué decir sin contar toda mi vida, sin parecer vaga, sin parecer campesina o parisina. Siempre se me complica, pero siempre zafo y al final, no importa mucho. Con un poco de suerte, el tipo conoce y podemos hablar de las lindas playas o ciudades de provincia donde vivi.
Pero lo peor fue después. La pregunta que no me habían hecho hacía mucho. El tango cambió mucho estos años, en el sentido de que el ambiente fue mutando mucho, gracias a lugares distintos, modernización de ciertas bandas, formas de vestirse en la milonga. Está en proceso de cambio. Está, parece, en unos lugares más abierto, menos elitista.
Pero este lugar intermedio, que llevaba gente de varios tipos de ambientes, está bastante abierto me parece. Y cuando salió la pregunta, ahí me acordé de todo lo que odio en unos ambientes cerrados : “Desde cuándo bailás tango?”. Por ahí fue una pregunta inofensiva. De curiosidad pura. Pero en la cabeza de la chica, pasa de todo, cuando le preguntan eso. Que tenemos que contestar? El tango no tiene nivel, los años no significan nada en numéros. Ahí hubo un juicio muy fuerte sobre la forma de bailar, reducida a la cantidad de años “cumplidos” en el tango. Pero nadie baila de la misma forma, ni tiene el mismo cuerpo, la misma relación a la música, nadie se dedica de la misma forma a las clases, las milongas, la técnica. Somos todos únicos. No es forma mía de explicarme o pedir disculpas por no bailar tan bien como unas que empezaron después de mi. Pero que es eso? Completamente irrelevante. Es tonto como preguntar : “Desde cuando escuchas tango?”
Seguramente que mi respuesta no le gustó porque al tercer tema – antes que termine la tanda – me agradeció y me llevó a mi silla. Menos mal, porque le iba a hacer lo mismo.

Gracias a la grosa @Gabi Ferreyra por la foto!

8
Photo By: Gabi Ferreyra

Deja un comentario

Your email address will not be published.