Gustavo Garay

« La vida misma se puede volver a una obra de tango o una obra de arte. »

Encontré Gustavo Garay por su gira en Europa con el Sexteto Milonguero, este verano 2014. Este violinista apasionado con aspecto de D’Artagnan, con un bigote parecido a Dalí, aceptó con entusiasmo a participar en este proyecto de Tango Mio and Co, para mi gran placer. Lo encuentro de nuevo, unos meses después, para que me hable de su música, de su tango.
“Intento explorar el tango trabajando mucho, solo y en compañía, buscando, entendiendo, arreglando, componiendo, como en un laboratorio. Para algunos, el tango solo existe cuando van a bailar a la milonga. Pero me parece reducirlo mucho. El tango es mucho más que eso: es música, baile, teatro, literatura, poesía; la vida misma se puede volver a una obra de tango o una obra de arte. Aprendí a entender y a tocar tango en la vida misma y es una vocación en mi vida.”
Le pido de contarme, y me pone en las calles y los ambientes porteños. En un ratito, me siento viajando allá y puedo imaginar los colores, la luz, los olores, los sonidos: “Hay un bar mítico que se llama ‘Bar Los Laureles’, en el barrio de Barracas en Buenos Aires; este tiene muchos anos y en algún momento fue como un cabaret del 1900. En un periodo de mi vida viví algunos años en la casa contigua al bar. Para mí fue muy inspirador vivir ahí para entrar en el tango. Aprendí mucho ahí, y en otros bares también. Tocar, charlar, escuchar la gente. Mucho más que en la milonga. Aprendí a apreciarlo mucho más. Ya iba a las milongas con el placer de escuchar y disfrutar el tango sin saber bailar, así que la milonga no es solamente ir a bailar para mí. Hay muchas veces que me quedo sin bailar, a charlar y tomar algo con amigos, o voy solo también y conozco gente. No vengo de una familia de bailarines o de tangueros y empecé a tocar por deseo propio, sobre todo el tango. Viví en algunas oportunidades en casas de profesores de tango, de Uruguay o del Norte de Argentina. Me decían siempre: ‘venite para la clase’, pero lo que quería era tocar violín, nada más! No era mi tiempo para bailar el tango.”
Por un hombre quien se dedicó a la música clásica, como llegó al tango? “Por casualidad, por encuentros. Toqué por mucho tiempo solo, después me junté con gente que conocí en la calle (guitarristas, bandoneonistas): empecé a trabajar más con el tango, primero repertorio “de Bodegón”. Cuando empecé con el Sexteto Milonguero, que es mi ocupación principal ahora, comencé con música dedicada para bailar. Y después de tocar tango por varios años, pensé ‘bueno, sería bueno empezar a bailar también!’ Me intereso ahora por su contribución al mundo del tango que no pensó llegar: “Con el Sexteto Milonguero proponemos una energía diferente, nueva, actualizada. Sin perder la calidad musical, proponemos un show con una performática espontanea y visceral. En mi trabajo más personal, trabajo mucho con arreglos de tango para violín solo porque prácticamente no hay, no existen partituras como hay para la guitarra, el piano o el bandoneón, por ejemplo. Hay partes orquestarles, pero arreglos para instrumento solista, no se encuentra algo escrito. Lo escucho y lo escribo. Son cosas personales. Es mucho trabajo y lento porque también tengo que hacer cosas más fructuosas desde el punto de vista comercial. Mis arreglos no son siempre bailables. No es fácil para un aficionado de la milonga bailar estos arreglos. Por ejemplo, Pugliese o Piazzolla son difíciles de bailar para mi, pero un bailarín profesional o bien instruido puede hacerlo. Hago composiciones para la orquesta en un estilo más rítmico también, y quiero dar tiempo de maduración a las cosas. Por eso, necesito trabajar más tiempo. Espero que algún día contribuya a algo. Es un desafío que necesita maduración. Me gusta descubrir, explotar, el mundo del tango es muy rico!”
Estoy fascinada por esta manera de comprometerse, este trabajo que empezó porque “quiero poder tocar sin depender de nada o nadie. Es muy difícil, por eso trabajo mucho con estos arreglos.” Está en la creación de su herramienta creativa! Le pregunto si hay algo que simboliza el tango para él: “Lo mas clásico para mi es el bandoneón. No sé, un paisaje podría ser. Tengo muchos recuerdos, lo que te hablaba de las vivencias en Barracas, para mí son los paisajes que más me evocan tangos de los 40, 50s. Puedo caminar por el subterráneo de Buenos Aires y me suena más un Piazzola. O el Champagne que me hace recordar la milonga… (je je). A veces cuando estoy de viaje y que no hablo el idioma del lugar, ir a una milonga es puro encuentro con un amigo, con mi cultura, alguien que me habla, una forma que me da compañía. Y me siento bien!”. Quiero saber mas, y no me deja rogarlo. Puedo verlo animarse y hablar con pasión: “El Tango va mucho mas lejos que solo bailar o tocar. Habla de la vida misma. Las letras están describiendo un episodio de la vida, y eso es mucho más fuerte que simplemente bailar. Podemos interpretar el tango, darle nuestras experiencias, nuestra sensibilidad emocional. Es muy fuerte. Tocar de esta manera me gusta, no es solo como una representación de escena. Por eso trato ahora de vivir más tranquilo para profundizar las cosas, la poesía, encarnar lo que toco o escribo y luego retirarme. Dar de mi mismo en la creación artística es un aprendizaje muy interesante e importante. Pero hay que nutrir esa sensibilidad y dar tiempo. Tuve muchas experiencias –puedo ver la emoción en sus ojos y escucharlo en su voz que me cuenta- con el tango, y estoy orgulloso de poder hacer parte de eso!”
Ya estoy convencida que su corazón vibra por el tango y el violín. Pregunto cuál es su heroísmo, y se pone de risa antes de contestarme: “Mi heroísmo es poder lograr mis sueños, vivir por mis sueños, y eso parece ser heroísmo. Deje mucho de la vida “normal” para vivir del violín. Dediqué mucho tiempo para eso, toqué en cualquier condición o precio, no me importó. Siempre mi sueño fue viajar con la música, ir a Europa, por ejemplo. Yo soñaba, en el conservatorio, de ir a Europa, tocar en un teatro. Pensaba que tenia que estar listo para ese momento y me preparaba mucho. Por primera vez cuando fui, cuando terminé el tour, paré en el lugar donde estaba, pensé: ahora, ya está, cumplí mi sueño, que voy a hacer de mi vida? Ahora qué hago?! Esto era muy fuerte para mí. La respuesta era mejorar para seguir con eso. Es lo mismo que para vos, venir en Buenos Aires a bailar, estas y te preguntas “ya está, que hago? Hay que seguir, perseverar!”
Nos reímos a carcajadas juntos por mi locura, que puede entender muy bien. Cuál es ahora su esperanza por el tango? Riendo, me dice “Es utopía! No… para hablar más en serio, es que se acaben un poco los prejuicios en el tango. Puedo entender que los bailarines van a la milonga para bailar, pero es una lastima de no escuchar mas la música. Es comprensible, pero porque separar las cosas? El Tango se puede escuchar en una sala de concierto tanto como también en la milonga! Me gusta la diversidad, hay muchos ambientes en buenos aires que no se encuentran en Europa, como los bodegones, los bares, casas, o clubs relacionados con el Tango. Que las cosas sean aceptadas más fácilmente por todos. Por ejemplo, composiciones nuevas que son sumamente bailables. Espero que novedades sean más aceptadas en el mundo de la milonga.
No quiero presumir mucho, pero creo que pongo mi vida misma cada vez que voy a tocar. El hecho de recurrir a la memoria emotiva, de representar lo que soy. Abrir mi repertorio musical, seguir mi trabajo cotidiano de la composición y de la escritura, el trabajo del grupo, los arreglos, el hecho de presentarlos en diferentes lugares…. Es mi pequeño grano de arena es todo eso.” Ya es enorme me parece!
Qué lindo encuentro con este joven violinista talentoso, y tan carismático, apasionado y poético… un personaje entero y verdadero!

Gustavo Garay et Pablo Montanelli, pianista del Cachivache, se juntaron para una interpretacion exclusiva y inedita de Bahia Blanca de Di Sarli, por Tango Mio And Co. Es un regalo increible y una contribucion relinda al proyecto !

59
Photo By: Pierre Bacquey
3 Discussions on
“Gustavo Garay”

Deja un comentario

Your email address will not be published.