Rodrigo Fonti al micro de Tango Mio !

« Hace tiempo que estoy trabajando como se conecta el baile de la mujer con el baile del hombre sin que se interrumpan, sin que se choquen la intenciones y sigan conectados. »

Rodrigo Fonti es un bailarín profesional que pasó por el contemporáneo, el teatro, el tango escenario. Hace parte de esta movida muy joven, creativa y moderna del tango de hoy. Tiene valores tangueros tradicionales (como vimos en un artículo sobre la milonga) y contemporáneos. Ya se fue de gira con su nueva compañera de baile (Majo Martirena) desde un año.

Cuál es la actualidad de tu tango ?

« Tengo compañera nueva y como pasa siempre, uno cambia. Ahora siento que se mezclan cosas : la emoción por el baile, el amor y el tango. Hay una forma de mi tango que cambia, en lo que respecta al trabajo, a lo que muestro cuando bailo y a lo que siento. El compañerismo y el amor, generan una nueva complicidad con mi pareja (que es también mi novia), que es diferente a la que pude haber tenido antes con otras parejas. Eso al nivel profesional. Con respecto a la milonga, siento que estoy en un momento en donde sensibilizo más la escucha hacia el otro para crear movimiento.
Hace tiempo que estoy trabajando como se conecta el baile de la mujer con el baile del hombre sin que se interrumpan, sin que se choquen la intenciones y sigan conectados. Como hacer que nos conectemos bailando, en donde yo sienta el baile de una forma, la mujer lo sienta de otra forma y que no nos molestemos. Obviamente en el tango, hay uno que lleva y una que se deja llevar,lo que me interesa es lo que pasa en el medio. Ahora estoy en esa búsqueda, estudiando hasta qué punto los roles son independientes y en donde se encuentran. »

Puedes contarme de tu trayectoria?

« Me gustaba bailar de todo, y a los 16 años quería bailar salsa y rock , empecé pero me gustaban los profes y de repente me encontré con el tango. Me encantó el mecanismo, la forma, me sentí muy cómodo, sentí que me salían muy rápido los movimientos. Después de unos meses entré en una compañía de tango en Neuquén y no pare con el baile. En la academia donde ensayábamos se bailaba flamenco, y me enganche por dos años también. Estudiaba desde hacía un año y medio ingeniería química pero lo que quería era bailar ! Mis padres me apoyaron para que siga bailando, pero solo si lo estudiaba. En Neuquén, no había mucho de tango, solamente unos maestros, y decidí entrar en la escuela experimental de danza contemporánea. Hace tres años de la carrera de bailarín y coreógrafo : pero ya no aguantaba más por venir a Buenos Aires a seguir estudiando acá. Me sentía bien con la danza, pero lo que me gustaba realmente era el tango. Así que ahí me nutrí de muchas cosas : danza contemporánea, teatro, música, danza clásica… Hace 7 años llegué a BA y entré en un grupo de tango-teatro independiente Kambras. Gracias a eso, hice la primera gira a Europa y me formé más con la parte teatral y escénica. A partir de ahí empecé a hacer giras en festivales y escuelas por el mundo solo y con parejas. Y de ahí poco a poco fui dándome cuenta que me venían los recuerdos de lo que había estudiado antes. Todo lo que había entrenado de una forma u otra, empezaba a relacionarse en mi baile y en mi cuerpo. Estudié con la misma compañía por 3 años y a la vez estudié con varias parejas. Con Majo empezamos a bailar hace muy poco. La pareja siempre necesita tiempo para encontrar su esencia, su estilo. Estamos en la búsqueda pero sabemos para dónde vamos. Cada experiencia, compañía, show, pareja, me enseñó algo distinto (como aprender a tocar el bajo para el show ‘Cram’, aunque no lo había tocado nunca !) »

Empezaste en seguida con el tango escenario, entonces.

« Claro. La orientación que tenía mi primera profe, era de tango show. Por dos años no bailé tango como baile social. Después descubrí que la milonga tenía otra cosa, que era muy diferente. Yo bailaba con el abrazo abierto y hacia boleos asesinos y saltos en la milonga, me querían matar, me acuerdo! Poco a poco aprendí y me fui ubicando, educándome como bailar en la milonga, con otro abrazo,con otra intención. Empecé a estudiar de forma más profunda lo movimientos más sutiles y milongueros… Y a mirar mucho a los viejos. Buenos Aires fue básicamente mi escuela de como bailar en la milonga. »

No era difícil de cambiar tu baile así, después de aprender la misma danza de otra forma?

« Fue difícil. Me acuerdo que la primera vez que llegué a Buenos Aires fui al Canning, sentí que no podía ni siquiera respirar en la milonga. No entraba, no entendía cómo la gente podía bailar y me dio bronca porque no podía bailar ni dos pasos con mi compañera que bailaba desde hacía 4 años ! Entendí que había aprendido un tango que era mas para exhibiciones y show, que tenía que aprender a bailar tango, verdaderamente, porque el show es una consecuencia, y el hecho de bailar tango es bailar ! Bailar en un ambiente social era muy distinto… y tuve que aprender de nuevo. »

Me imagino que es algo muy fuerte para el ego, no?

« Si. Uno se siente poderoso cuando deja de aprender porque piensa que lo sabe todo. Lo lindo es seguir aprendiendo, discutir, investigar, mirar al otro… Reconocer cuando los otros hacen cosas interesantes, reconocer el trabajo y el proceso, dejar el ego un poco de lado, para mirarnos desde afuera, me parece clave. Creo que lo importante es seguir creciendo. »

Cuál sería tu contribución al tango ?

« Hay algo que me llama mucho la atención que es la reacción de la gente al ver la improvisación del tango en diversos lugares al aire libre. Me gustaría tratar de promover el tango a través de videos, con gente cotidiana, para atraer nuevas personas al tango. Mostrar que los movimientos del tango de alguna manera se acercan a de lo cotidianos. Un ejemplo sería una pareja en su intimidad, a la hora de darse amor, tocarse, hacerse mimos, mirarse, como se acarician, como se abrazan, como se protegen, como ríen, todos estos movimientos mezclados al tango lo hacen más cercanos a la gente. Seguir esta investigación por ahí le puedo aportar algo. Cuál es tu esperanza para el tango ? Que haya siempre más gente acercándose al tango y que las cosas no sean tan complicadas económicamente para crear proyectos, que no hayan tantas rivalidades entre bailarines, organizadores… Que sea como una fiesta ! »

Y… Que siga la fiesta entonces ! Gracias Fonti !

Fonti bailando con su compañera Majo Martirena al sonido del Cachivache Quinteto.

0
1 Discussion on “Rodrigo Fonti al micro de Tango Mio !”

Deja un comentario

Your email address will not be published.