Rodrigo Fonti – El tema de la milonga

“Si no se escucha y hay una lucha emocional en el baile, y a veces algo interesante puede pasar o directamente un fracaso”

Me llamó mucho la atención Rodrigo Fonti para entrevistarlo como un profesional de la nueva generación. Baila a un nivel internacional pero no deja de ser sencillo, amable, accesible y sincero. Su trayectoria de bailarín y de artista es muy interesante, y la desarrollaremos más en la entrevista misma. Primero, quería hablar con él del tema de la milonga, que es bastante amplio y complicado, en cualquier parte del mundo.
Ya hablamos de un punto de vista de una bailarina profesional sobre el tema de cómo comportarse en la milonga. ¿Qué opina un profesional joven, que rompe unos códigos en su baile y su manera de enseñar, a propósito de la milonga?

Elegir la noche que vas a pasar
“Vos elegís qué vas a hacer por la milonga: hablar o bailar. Eso es básico. En la milonga voy para bailar. Para hablar yo prefiero encontrarme con alguien por otro lado. Capaz que vaya con la idea de charlar con un amigo y a ver si en una de esas me vienen ganas de bailar. Entonces digo ‘perdón, pero me voy a bailar’. Si no bailo, me gusta ver la pista, mirar a las personas para ver quien está verdaderamente bailando, o quien está solo pensando… De alguna forma estoy tratando de adivinar el pequeño mundo de cada persona, el mundo gigante de cada pareja, si están disfrutándolo, si a cada uno le gusta bailar con el otro… Me gusta tratar de descifrar qué pasa. Obviamente es algo de la imaginación… Me da mucha curiosidad.
Y cuando veo alguien que está solamente pensando en los movimientos, le saco la mirada. No me atrae. Prefiero ver la gente a quién le está pasando algo. Ver ese sentimiento verdadero y el movimiento al mismo tiempo… Eso me gusta.”

Manejarse en la milonga
“Antes, salía demasiado y quería bailar con todas. También me ha pasado mucho de ver chicas que no las sacaban a bailar, planchando, y las saqué a bailar. ¡Porque si la mujer no baila tampoco no sale!
Últimamente, no salgo mucho, así que me puse más selectivo. Quiero llegar a esta sensación de placer cuando bailo. Entonces casi siempre bailo con gente que ya conozco o que sé o veo que baila como a mí me gusta, y que puede llegar a sentirse bien bailando. Muchas veces cuando bailo con alguien que es muy principiante, no me molesta, pero se pone nerviosa, y cuesta un poco sentir este placer. Si no salís mucho en la semana y encima el día que salís no te sentís bien bailando, te da de bronca. Nos pasa a todos.”

LOS CODIGOS
El tema del cabeceo

“Yo soy del cabeceo. Este código me gusta mucho. Si quiero sacar alguien que no conozco, no digo “¿vamos a bailar?” como obligándo a la persona. Soy muy respetuoso. Cabecear es más fácil, más sencillo para mí. Si con el cabeceo no se puede, voy y digo “Disculpame, ¿podemos ir a bailar?” pero no me gusta mucho.”

¿Si te invitan a bailar?
“Es raro que diga que no. Pasa si realmente no tengo ganas de bailar. Sinceramente no me gusta mucho que me inviten a bailar si no conozco a la persona. Si la conozco o si somos amigos, no tengo ningun problema. Pero si no la conozco, me choca un poco. Si me saca a bailar con el cabeceo, de una forma sutil, me gusta. La mujer elije también. Te mira, sabe que te está sacando a bailar. Eso me gusta mucho más que cuando vienen a la mesa.”

¿Dejar en la pista?
“Si te saca uno a bailar, y la estás pasando mal, ¡los códigos dicen que no podes dejarlo en la pista solamente porque baila mal! Si está borracho, sucio, o te trata mal, es distinto… pero si es solo por que es aburrido o muy principiante ¡Intenta pasarlo bien de cualquier manera posible!
Cuando era muy principiante, alguien me dejo en la pista. Tengo un amigo a quien le pasa muy en seguido. No sé porque, ¡algunas chicas se enojan y lo plantan en la pista! Puede ser que a veces al hombre le cuesta darse cuenta que la mujer no la está pasando bien. A veces tenemos la impresión de que hay que hacer un montón de movimientos, de pasos, de esfuerzos, para que ella se sienta bien. Pero no, es mucho menos que eso, pero lleva tiempo entenderlo.”

Y que los hombres dejan a las mujeres, ¿pasa?
“No se hace. Es algo que a mí me pasó, pero la chica estaba borracha y no sabía bailar, era una turista, y me di cuenta después de empezar. Le dije “terminamos este tango y listo”. Si por ejemplo alguien es principiante y quiere bailar no me molesta, ¡no la dejo!”

Pasarlo bien… ¡o mal!
Nosotras mujeres, cuando lo pasamos mal, ¿qué hacer?
“Hay gente que lo pasa mal de muchas formas: porque no la sacan a bailar, o la pasan mal porque la sacan a bailar y la tratan mal, bailan mal, no le entienden nada… También los hombres pueden pasarlo mal. Cuando las mujeres me preguntan qué hacer, digo que ya están allí. En ese momento, decidieron que lo van a pasar en la milonga. No hay otra cosa para hacer: que traten de hacer lo posible pasar pasarlo mejor. Si vos la estás pasando muy mal, le digo a las chicas: imagínate que este hombre es el hombre de tu vida. A él, le vas a perdonar todo, también que baile mal. Y lo vas a pasar mejor, ¡no vas a gastar tanta energía pasándolo mal!”

Cuando no la sacan a bailar a una chica…
“Todas las ciudades del mundo son diferentes. Les digo a las chicas de mirar a las que bailan y tratar de entender qué tienen que hace que salgan más a bailar, e intentar hacer algo parecido pero que este mas relacionado con su forma de ser. Si no te sacan, es por algo, y hay que entenderlo.
Hay chicas que son como trasparentes. Eso es raro. Se siente cuando están forzando la energía para estar más lindas por ejemplo. Creo que de alguna forma hay que observar las que salen a bailar y entender porqué salen tanto, y ser sincero con uno mismo: cómo me siento, cómo quiero ser, siempre con buena onda. Si estás con mala onda y quieres bailar, no pasa nada. Hay malas ondas aceptables. Si estas enojada, ¡quédate en tu casa! Si estás triste y necesitas despejarte y quizas encontrar comprension, anda a bailar. Quizas el placer de bailar te puede ayudar. Si hay una escucha entre el hombre y la mujer, creo que se puede acompañar el sentimiento del otro, triste o feliz y quizás nutrirse de la energía positiva del otro para cambiar la de uno mismo. Hay que escucharse en la emociones, tratar de entender de como estamos, y como esta el otro, pero si no se escucha y hay una lucha emocional en el baile, y a veces algo interesante puede pasar o directamente un fracaso”

Y los hombres, ¿cómo lo viven?
“Cuando el hombre no muestra mucha seguridad a la mujer, ella no va a querer bailar con él, y así los hombres son rechazados. En el momento que la invita a bailar, si el hombre no lo hace apropiadamente, no van a querer bailar. Si no tiene pinta de que baila tango, tampoco. Bueno, muchas veces me doy cuenta de que muchos tangueros se visten de manera muy informal, y bailan muy bien, asi que para la mujer es dificil tambien darse cuenta de que es un bailarin con experiencia o no, por que aveces la forma de vestirse le a da la mujer una idea de si es bailarin o no.
Si el tipo no está seguro, también. Si está bailando y es medio inseguro, la mujer empieza a opinar. Lo ve en la pista con otra y después le dice no, porque baila mal, o no escucha la música… A veces tengo alumnos defenestrados por mujeres. Con la psicología destrozada. ¡Es terrible!”

LOS CELOS
El tema de los celos…
“Ah, los celos, es muy común en el tango. Yo cuando voy con mi mujer a bailar, no miro. No me daba cuenta de eso antes, el porque no miraba. Me di cuenta que no lo hacia a propósito lo hacia por protección. Porque me di cuenta que en el momento que me puse a mirar, vi un montón de cosas que no quería ver. Cosas de emociones. Me puse muy celoso. Sigo sin mirar. Yo sé como es el rol, como uno se siente… hay una intimidad… entiendo que cuando vamos a la milonga juntos puede pasar eso, cada uno bailando con otros, y mejor no mirar.
(hablé de este tema aca ici)

Todo eso va con la madurez y la estrategia de cada uno. Es como en la vida, lleva su tiempo: relacionarse con la gente… es lo mismo. Si en la calle, en la vida social, la vida normal, te cuesta relacionarte, te va a costar también en la milonga, va a ser igual.”

Buena onda, paciencia, escucha, confianza, respeto, serían las cosas necesarias para pasarlo bien en la milonga… ¡Que programa!

11
Photo By: @Rodrigo Fonti
1 Discussion on “Rodrigo Fonti – El tema de la milonga”

Deja un comentario

Your email address will not be published.